El término proviene de la obra de teatro británica Gas Light, de 1938 en la que un hombre que intenta convencer a su mujer de que está loca, manipulando pequeños objetos de su entorno e insistiendo constantemente en que ella está equivocada o que está padeciendo lagunas de memoria cada vez que ella menciona estos cambios.

El término se ha utiliza dese la década de 1970 para describir los esfuerzos para manipular el sentido de realidad de una persona.

Menú