Es un término clave para entender la discriminación, fue acuñado en 1989 por la defensora de los derechos civiles Kimberlé Williams Crenshaw.

Según esta teoría, los distintos motivos de discriminación que sufren las personas no actúan de forma separada, sino que cuando se cruzan o se superponen conforman una forma especifica de discriminación, siendo el género siempre el que se lleva la peor parte. Así una mujer negra y pobre sufrirá mayor
opresión social que un hombre negro y pobre.

Menú